viernes, 22 de agosto de 2014

PLATICANDO SOBRE DUENDES, LOS SERES ELEMENTALES

¿REALMENTE EXISTEN LOS DUENDES?
Por Luna A. R.
En el campo de la investigación paranormal es difícil abordar con seriedad ciertos temas sin pretender ser juez y parte o dejar de lado el sentido común al tratar de hacerlo con un método de investigación coherente y objetivo, más si se abordan casos llamativos y polémicos como el de los “Duendes”, que es el tema que nos ocupa en está ocasión y del cual trataremos exponer con antecedentes de estas entidades y su manifestación en nuestro entorno. Y como sucede en estos temas difíciles, no hay suficientes pruebas que aportar ni filtros que nos conduzcan a obtener resultados firmes y concluyentes, ya que solo se cuenta con supuestos testimonios pintorescos y fantásticos sobre estas entidades místicas. Nosotros, tratando de obtener un punto de vista diferente sobre el tema de los Duendes, le pedimos a un buen amigo periodista y articulista especialista en estos temas raros e inexplicables, al investigador Roberto S. Contreras Esparza de Conexión Paranormal, quien ha tenido la oportunidad de salir en busca de la evidencia y testimonios de estas entidades, nos permita, por medio de una plática entrevista conocer su sentir con respecto a la existencia de estas criaturas… Y en esta interesante entrevista, esto fue lo que nos platico.

EL NOMBRE DEPENDE DE CADA ZONA DONDE SON VISTOS
Luna: En tu experiencia como investigador en temas extraños dime, ¿qué opinas de los Duendes o los llamados Seres Elementales y cuál sería el terminó correcto para llamarlos?
Roberto Samael C.: Considero que es un tema muy especial, llamativo e interesante, pues desde siempre sabemos y los vemos por todos lados, ya sea en cuentos, películas, revistas, en la red o vídeos, que constantemente se menciona a estos seres. He tenido la oportunidad de ir tras sus evidencias y manifestaciones ya sea en fotografía o vídeo e incluso he visto supuestos “objetos o utensilios” que ellos han dejado a testigos asombrados, pero siempre hay más preguntas que respuestas y la parafernalia entorno a estos seres es ambigua y no se ha obtenido aun la evidencia clara y satisfactoria que nos indiquen de forma definitiva que esos seres existen. Y en cuanto a cómo llamarlos, el folclor de cada zona en donde son reportados se ha encargado de eso, por ejemplo para nosotros serian Chaneques o Aluxes y otros raros nombres utilizados por las regiones de nuestro México, en donde son reportados, aunque el común podría ser Duendes.

Luna: ¿Cual crees que sea su procedencia, o si están en una escala evolutiva de alguna especie y en que reino cabrían si es que existen estos seres?
Roberto Samael C.: Se cree, se dice que son “dimensionales”, que cohabitan en una realidad alterna con nosotros, entrando y saliendo de ese plano desde los sitios más inesperados, creo que tanto como la imaginación no lo permita. En cuanto, en que reino podríamos ubicarlos, supongo que en un reino mágico y también se han de actualizar, pero curiosamente hay quien reporta en México a estos seres con ropa tipo gnomo irlandés o como nos los presentan en las películas y cuentos medievales, de ahí que considero, que muchas veces es más nuestra imaginación la que les da forma.

ENANOS TOMADOS COMO POSIBLES DUENDES
Luna: Si son seres inventados por el folklore de alguna cultura, ¿existen antecedentes en nuestras etnias de su presencia?
Roberto Samael C.: Se sabe que en la zona Maya son nombrados Aluxes, como te comente anteriormente, además, hay por ahí algunas esculturas o estelas donde salen “enanos” que son tomados como estos seres, pero no está confirmado, en el Popol Vuh se hace mención a estas criaturas y hay una leyenda muy interesante que habla sobre la gran pirámide de Uxmal, donde se narra, que la pirámide fue creada por un “enano”, no sé si ese enano con poderes era un Duendes, pero si es considerado como un personaje especial. Cabe destacar que hay una gran cantidad de relatos y encuentros con estos seres aun en la actualidad en la área Maya, pero seguimos esperando la evidencia primordial que confirme su existencia. Si hay figuras y grabados donde salen seres pequeños “enanos” que para algunos interesados (con mucha imaginación) por estos temas, son catalogados como Duendes.

SON INTELIGENTES Y HASTA CON PENSAMIENTOS DIABÓLICOS
Luna: ¿Cómo eran considerados por nuestros antepasados?
Roberto Samael C.: La verdad eso no se sabe, si acaso hay mención pero no se define a ciencia cierta cómo los consideraban, tal vez como entre los mexicas, mandaderos, adivinos o seres con magia, pero eso no se sabe a ciencia cierta.

Luna: ¿Los considerarías seres racionales?
Roberto Samael C.: Pues si nos vamos a todo el folclor que hay en torno a ellos, si, pues en esos relatos manifiestan gran inteligencia, muy similar a los humanos e incluso en ocasiones hasta con pensamientos y hechos “diabólicos”. Y si nos apegamos a las leyendas si, si son muy racionales.

Luna: ¿Por qué crees que son pocas las manifestaciones para con los humanos?
Roberto Samael C.: Creo que las explicaciones de por qué no se dejan ver, uno mismo las pone y supone, tal vez (si es que existen) no podemos verlos por su condición mágica o porque no estamos capacitados para verlos y se manifiestan (tal vez) cuando ellos quieren ante uno. La verdad seria suponer mucho y eso ya seria fantasear demasiado.

SON FENÓMENOS FUERA DE NUESTRA COMPRENSIÓN
Luna: ¿Dime si su naturaleza fuera parecida a la nuestra, que crees tú o qué función cumplen en esté nuestro mundo?
Roberto Samael C.: No tengo idea, pero románticamente quien cree a ciegas en ellos, suponen que son los guardianes de la naturaleza, de ahí que los llamen también elementales y les designan ciertas labores especificas para llevar a cabo, pero no sé, falta mucho por comprobar para creernos eso a ciegas, claro que es algo bonito, al hombre le gustan estas cosas, le gusta la fantasía, el pensamiento mágico y suponer que estas criaturas existen es hasta cierto punto agradable. Y si los gigantes que se mencionan en muchas culturas antiguas y escritos existieron, porque ahora no verlos y también hablar de ellos, tal vez porque por su tamaño sería difícil de ocultarse y de inmediato son desechados por nuestra mente, mejor nos quedamos con los simpáticos y misteriosos Duendes. Además, si tanta gente habla de ellos de diferentes formas y en todos los tiempos, tal vez haya algo de realidad de fondo. ¿No crees?

Luna: ¿Has tenido algún caso o prueba objetiva que a tu parecer se pudiera considerar la presencia de estos seres?
Roberto Samael C.: Si, si he tenido casos muy interesantes, por ejemplo un vídeo grabado con un celular por unas niñas, que al llevar la investigación más a fondo, solo pude aceptar que algo raro había ahí, porque estas niñas habían grabado sin proponérselo algo muy extraño mientras ellas jugaban. Pero, podría tratarse de cualquier otro fenómeno, como algún tipo de evento fuera de nuestra comprensión que por asociación de ideas muy propia de cada testigo, uno lo relaciona con lo que sabe y entiende, lo encasilla en los parámetros que uno considera. Por ejemplo: Una de estas manifestaciones anómalas, puede bien integrarse a un evento fantasmal, extraterrestre, milagroso, paranormal o demoníaco. Y todo es de acuerdo a la visión del testigo y los elementos que tenga en su mente para juzgar este tipo de acontecimientos. Probablemente estamos ante algo que es conceptual y depende de los involucrados. En ese caso se creía que estas niñas habían podido grabar un Duende y encajaba perfectamente esta definición en este caso.

HAY QUIEN SOLO COPIA Y PEGA Y HASTA ESCRIBEN LIBROS
Luna: ¿Cómo llegas a ellos?, ¿y cómo sabes que son reales o pueden tener algo interesante los casos investigados por ti?
Roberto Samael C.: Pues los casos llegan por inercia, ya después de tantos años en esto, la gente te busca e identifica para contarte o mostrarte lo que saben o han vivido, en ocasiones vamos por un caso por ejemplo, de fantasmas o extraterrestres y sale algo de Duendes, o escuchas algo interesante y vas a buscarlos. Y sobre si son interesantes o valen la pena y como saber si son reales, eso no lo podemos saber de inmediato, primero vemos que tiene el testigo, que puede aportar y como nos cuenta el caso, de alguna forma y por experiencia, podemos distinguir rápidamente la mala información de la buena, pero aun así, hemos ido por varios casos que no han resultado como suponíamos. Además desde hace ya varios años, en el concepto de Conexión Paranormal, tratamos de darle un plus a la gente, ya no buscamos la información de libros, de la red, de contadas (como muchos disque especialistas que así “investigan” e incluso hasta libros escriben), pues ahora cuando tomamos o vamos por un caso, antes debe de haber fotografías, audios, video, pues esto le da más seriedad al asunto y así no vamos solo por rumores, si esa evidencia es buena o mala, ya se desechara o aceptara mientras se hace la investigación, de esta forma podemos darle más, un plus a la gente que nos lee o que sigue los casos que indagamos.

NO SOLO RUMORES, BUSCAMOS EVIDENCIA
Luna: ¿Qué otros casos interesantes has tenido?
Roberto Samael C: Hablando de casos interesantes, si tenemos varios muy atractivos, de los cuales no podría asegurar que lo investigado ahí es obra de Duendes, pero si son enigmáticos por todo lo que los conforma. Por ejemplo, un caso donde tuve que trasladarme hasta Tepic Nayarit, a un lugar llamado Chacala, donde esta una increíble zona arqueológica ahí un historiador y gente de la zona aseguraban que era zona de Duendes y fui por una vieja fotografía que me mostraron. También tenemos el caso de un ser diminuto un Chaneque (según los testigos) que fue captado en fotografía en un cerro de Atizapán Estado de México y que se puede apreciar muy definido en la imagen. Asimismo hemos indagado otros casos en Toluca, Chalma, Hidalgo, en Taxco ahí un Duende dejo un “zapatito” como evidencia, además de Chapultepec y muchos otros lugares. De estos casos hemos podido obtener evidencia muy interesante. Varias de estas investigaciones pueden apreciarlos en mi blog (www.cparanormal.blogspot.mx), ahí hay casos hasta de posibles Hadas y la historia de cómo se dieron las investigaciones. Recientemente investigamos un caso donde averiguamos que un señor antes de fallecer lee cuenta a sus hijos sobre unos Duendes que lo visitan y de ellos se obtiene un pequeño cuchillo. Este es un caso también muy especial por las características que posee y que esperamos muy pronto publicar.

Luna: Nosotros como seres humanos hemos invadido espacios como bosques y destruido habitad importantes de distintas especies, ¿cabria la posibilidad que estos seres por eso, se manifiesten ahora en zonas urbanas?
Roberto Samael C.: Es muy posible, muchas personas que gustan de este tema lo afirman, ellos están aquí, porque hemos invadido sus habitad y ocupamos sus espacios. Pero aquí entra ese toque ilógico, de los muchos que rodean a estos seres, pues si son “dimensionales”, porque han de ocupar un espacio material en este mundo. Por eso creo que el tema de los Duendes sea campo fértil para la imaginación y la magia de quien habla de ellos y tal vez, ellos habiten un rincón de nuestra mente ahí donde están los sueños y fantasías, pero no lo sabemos y esta la posibilidad de que existan y sean reales, es una más de los grandes misterios de este nuestro mundo.

TEMAS POLÉMICOS QUE HAY QUE INDAGAR DIRECTAMENTE
Luna: ¿Crees que para poder verlos tendríamos que desarrollar algún tipo de facultad paranormal?
Roberto Samael C.: Si se considera a cierto tipo de “locura” como algo paranormal, tal vez si, o tener mucha imaginación y poco conocimiento sobre algunos fenómenos que nos rodean y que son explicables.

Luna: Finalmente ¿qué le dirías a la gente que si cree en los Duendes o a eso que dudan de su existencia?
Roberto Samael C.: Creo que es un tema muy interesante, es algo mágico e infantil que sale de muy dentro de cada uno de nosotros, pero también hay que tomar en cuenta que a través de la historia del hombre estos seres hacen presencia, están en el folclor del mundo, con características y capacidades muy especiales. No podemos decir tajantemente que no son reales, porque aun nos falta mucho por conocer, pero si considero que existe algo ahí que ha motivado a que tanta gente hable de ellos, tal vez un fenómeno muy diferente, pero un fenómeno al fin y que es ajeno a nosotros, pero al tener una de estas manifestaciones, nosotros le ponemos ese toque personal y fantasioso al hablar de estas entidades que las hacen más semejantes a un cuento de Hadas, que de una posible realidad. Pero hay que seguir investigando, porque cuando decimos que fue un caso de duendes, lo encasillamos en ese contexto y dejamos de buscar otra explicación, quitándole la posibilidad a otro tipo de fenomenología. Ojala que pronto obtengamos esa evidencia que algunos andamos buscando… ¿No crees?

UN MUNDO MÁGICO Y MUY INTERESANTE
No cabe duda que hablar sobre estos seres especiales, conocer relatos y sucesos que cada uno de nosotros hemos escuchado, leído o vivido, nos hace imaginar una gran cantidad de posibilidades, entrar al mágico mundo de los Duendes es fascinante y muy fácil quedar enganchado en el. Agradecemos al periodista investigador Roberto Samael Contreras por compartir algo de sus investigaciones y puntos de vista entorno a este llamativo tema. Y esperamos que lo aquí expuesto le dé una visión más amplia, un punto de vista diferente. Ya que no es nuestra intención aceptar o desechar la existencia sobre estas entidades, pero si quisimos averiguar más elementos, un punto de vista un poco más profundo. Y si usted sabe más referente a los enigmáticos Duendes, nos gustaría nos contara. Gracias.

domingo, 16 de marzo de 2014

LA MILAGROSA HISTORIA DEL CRISTO DEL SANTO ENTIERRO

PADRE JESÚS
Por Luna Azul

Dentro de lo que amo y admiro de mis raíces taxqueñas es la riqueza en cuanto historias, mitos y leyendas antiquísimas que pasan de boca en boca y se quedan ahí en la memoria de las personas, como fiel testigos de sucesos extraordinarios y difíciles de creer y crean cultura y tradición como es el caso del nuestro señor del Santo entierro, o padre Jesús   del ex-convento  de San Bernardino de Siena  de Taxco guerrero. Este edificio data desde el año de 1592 por la orden franciscana a cargo de fray francisco de Torantos  y frailes Dieguinos hace ya más de 422 años.

Es uno de los edificios quizás más antiguos de América, originalmente fue construido de adobe con la mano de obra de indígenas aledaños a Taxco. La historia de la  misteriosa llegada del  Cristo del Santo Entierro a este lugar comienza en una noche en primavera de esas donde la luna ilumina con una claridad hermosa en medio de la quietud y la santidad del convento, en el enorme portón principal se escucharon unos tremendos golpes como si alguien tuviera una urgencia desesperada por ser atendido. Los frailes acostumbrados a prestar auxilio a la comunidad estaban prestos  a atender cualquier tipo de emergencia a cualquier hora del día.

Al abrir se dieron cuenta de que nadie estaba por ahí, revisaron los alrededores y ni rastros de persona alguna, solo una muy sencilla mulita, con un enorme bulto bien atado a la silla de montar. Los frailes esperaron por largo rato haber si alguien se aparecía; posiblemente el dueño de la mulita se presentaría a responder por los llamados a la puerta;  pensaron que quizás podría estar en problemas; ya muy entrada la madrugada y al no ver absolutamente a nadie metieron a la mulita al convento en sus corrales y permaneció ahí por todo un día y nadie se presento a reclamarla.

Los frailes compadeciéndose del animalito retiraron el pesado bulto, dejándolo en un lugar resguardado dentro del convento en espera de que el dueño se apareciera. Al día siguiente muy temprano  uno de los frailes se encargo de llevar alfalfa a la mulita pero ya no estaba, desapareció sin dejar rastro alguno y el corral estaba intacto pero aun escépticos por este hecho, pensaron que tal vez alguien se llevo al animal.     

Y al paso de los días nadie reclamo nada así que ya presos de la curiosidad desataron los fuertes nudos que tenía el bulto y su asombro al ver que se trataba de una hermosa escultura de un Cristo, muy bien elaborada, articulada por medio de goznes que le permitían dar posición al cuello, brazos, hombros y rodillas y un rostro apacible con las heridas características de los azotes de la pasión. Comenzaron a indagar en los pueblos cercanos para saber si alguna comunidad o iglesia había extraviado al animalito con dicha imagen a cuestas. Al no obtener noticia alguna decidieron colocar la imagen en uno de los altares del convento y presentarla con una vestimenta lista para ser venerada como Padre Jesús. Como coincidencia faltaba poco para celebrar la semana santa (ya desde entonces los frailes se ocupaban en arraigar esta tradición en nuestra comunidad católica) y dicha imagen les sirvió para poder representar la pasión de Cristo: como crucifixión y santo entierro de nuestro señor.

Cuenta la historia también que ya pasada la celebración de la pascua y resurrección, se presenta una comitiva de la comunidad de Xalitla  Guerrero; a reclamar la imagen como suya pero no dan fe de que la imagen haya sido sustraída de su templo de ningún modo, ni reconocen el modo como fue que llego al convento de Taxco, ni tampoco reclaman a la mulita en la que fue transportada así que, frente a los hechos y reclamos de esta comunidad los frailes no tuvieron más que entregar la escultura. Ya ubicada la escultura en su supuesto lugar de procedencia, la comunidad de Xalitla Gro. Ataviaron su imagen conforme a sus costumbres todavía aun prehispánicas en medio de incensarios prehispánicos y su rudimentario templo; pero como ellos aún conservaban sus costumbres, el templo no era muy concurrido por los feligreses del lugar así que la imagen solo fue colocada pero ni siquiera era venerada como se debía. 

Pero cuenta la leyenda que al siguiente día de haberla recuperado la imagen vuelve a desaparecer de manera misteriosa del lugar. Y reaparece otra vez en las puertas del templo del convento encima de la misma mulita y los frailes esta vez ya no accedieron a entregar la imagen; por lo que sus dueños asumieron que el mismo Cristo decidió quedarse en Taxco y hasta el día de hoy la comunidad de Xalitla Gro. Le llora a su Cristo para que los perdone por su falta de atención y veneración  y regrese algún día el solo como se fue, a su pueblo.
Los fieles de Xalilta lo  festeja el 6to. Viernes de cuaresma con ofrendas prehispánicas esculturas y vasijas de barro flores, ofrendas de comida, frutas fuegos pirotécnicos, castillos y le lloran toda una noche pidiéndole en medio de fuertes plagarías rezos en su lengua indígena, el tan anhelado perdón y su regreso a casa. Como dato curioso en una de las montañas que rodean a nuestra ciudad de Taxco se dibuja la imagen de nuestro señor del Santo Entierro pero no se logra apreciar de cualquier parte de la ciudad ni a cualquier hora del día. 

miércoles, 29 de enero de 2014

LA EX HACIENDA DE ZACAPALCO GUERRERO

UN LUGAR CON MUCHA HISTORIA Y MISTERIO
Por Luna Azul
A varios kilómetros de la ciudad de Taxco de Alarcón, casi en los límites con el estado de Morelos está ubicada una antigua hacienda en ruinas, un interesante lugar en la montaña, una zona de tiempos revolucionarios y que en su esplendor fue una rica, productiva e importante hacienda en la zona, además había en sus antecedentes interesantes pasajes históricos.
Ubicada en el Municipio de Buenavista de Cuéllar, en el Estado de Guerrero, se encuentra el pueblo de Zacapalco, una pequeña comunidad rural y digna para ser visitada. Así que en compañía del investigador y periodista de Conexión Paranormal quien se interesó por este enigmático sitio (y que además realizo un estupendo trabajo de campo para sus medios informativos), llegamos ahí casi de manera inexplicable y sin planearlo por aras del destino o porque este espacio estaba listo para ser descubierto.
En este lugar aunque en ruinas se respira historia dormida digna para ser despertada y es una verdadera lástima que los habitantes deterioren de manera involuntaria dicha zona por una mera necesidad de salir adelante con sus familias, ocupando estos terrenos para sembradíos aunque de algún modo tanta tierra removida ayuda a sacar a flote restos de evidencias de ciertos asentamientos pasados, con piezas de barro antiguo incluso navajas de obsidiana y de más objetos que deben estar por ahí en ese mar de tierra de arados esperando que algún caza tesoros los encuentre entre esos sembradíos de maíz y flores de crisantemos.
Y en medio de tanta maleza sobrevive este casco olvidado por el tiempo, es un lugar apasionante desde que comienza uno a subir el cerrito y saltar entre canales de agua que abastecen a los sembradíos, es toda una aventura abrirse paso en medio de bardas muy rusticas de piedra para poder llegar y apreciar la antigua construcción, paredes deterioradas y manchadas por rastros de incendios orificios de balas que cuentan historias, en fin muchos fantasmas dormidos.
La extensión del terreno que abarcan dichas ruinas habla del esplendor, de sus buenas épocas, los habitantes son muy recelosos por que estas propiedades aun están en duda a quien pertenecen pero ante la curiosidad del visitante se muestran afables y muy accesibles pero poco saben del tesoro histórico que poseen, ellos solo dan cuenta de leyendas de aparecidos como el fantasma de un forajido que luchaba por una causa noble y que tenía un grupo llamado “Los plateados”, historia, cultura, leyendas, arquitectura, fenómenos paranormales como los esporádicos avistamientos de seres elementales y mucha magia escondida en este maravilloso lugar.

viernes, 6 de diciembre de 2013

EL HOMBRE QUE SE CASO CON UNA BRUJA

En cada rinconcito de nuestra hermosa república mexicana, existen historias ricas en fenómenos paranormales que encierran misterios ocultos y personajes fantásticos con los que convivimos de manera involuntaria en nuestro entorno, tal vez que provienen de otras dimensiones o planos espirituales ¿Quién lo sabe?, “pero están presentes”. En otros tiempos solo existía la información de boca en boca e historias que han pasada de generación en generación y que solo eso avala el fenómeno y esto ha reforzado el hecho de que siempre han estado aquí. Por ejemplo, en cierta parte de una ranchería nombrada San Juan de Dios, enclavada en lo más alto de una montaña, donde cada casa quedaba muy alejada la una de otra y el trasporte más a la mano eran caballos, asnos o en último de los casos a pie. Familias dedicadas a la siembra de lo que la naturaleza les permitiera llegar a un buen término de cosecha y poder trasladarse al pueblo más cercano, para poder vender sus productos; las personas de dicho lugar eran muy conocidas entre ellas y a la vez muy unidas. Por cualquier cosa que pudiera suceder, siempre estaban dispuestas a apoyarse mutuamente. Justo cuando se llegaba en tiempo de cosechar; el hijo único de una de estas familias ya en edad de buscar pareja y formar una propia, hacia planes y esperaba con ansia ir al pueblo a vender su cosecha para quedarse unos días y buscar alguna mujer de su agrado. Cuando ya todo estaba listo para partir al pueblo, el muchacho ya tenía calculado el tiempo que permanecería en el pueblo, así que dejo encargada a su familia para que a su regreso, tuvieran todo listo para recibir a su futura mujer, aunque no la conocía ni estaba seguro si la encontraría.

Ya en el pueblo el muchacho logro colocar su cosecha a muy buen precio y se dispuso a comenzar su búsqueda; entro a un lugar a tomar unos tragos y a comer algo y al pagar la cuenta se percata que la chica que cobraba era muy bonita, sin más le hace conversación y la invita a salir. El chico no sale de su asombro de tal belleza y le pide que se case con él, ella accede muy rápido y solo le pone una condición, que cada Luna llena la deje ir sola a visitar a sus padres y quedarse con ellos al menos 3 días, él estuvo de acuerdo. Los padres de la pareja hacen una gran fiesta en el pueblo y la despiden a ella entre llantos y sollozos, la madre de la chica le recomienda mucho no olvidar visitarlos cada Luna llena, y el muchacho se compromete con ellos de manera muy cabal a dejarla ir a verlos para que no padezcan mucho su ausencia. Cuando llegan a la ranchería los padres del muchacho ya tenían todo preparado para recibir a su nueva nuera y les heredaron una pequeña casita, no muy cercana a la casa de sus padres para que ellos pudiesen hacer su vida de manera independiente. La chica estaba encantada con esto porque tendría mucha privacidad. Al pasar los días la pareja disfrutaba mucho estar juntos pero cada día se acercaba el momento de separarse para ella poder visitar a sus padres, al fin un día antes de Luna llena se presenta en la ranchería un enviado de los padres de la chica con caballos para llevarla a casa y el muchacho preparaba el viaje de su esposa y cargaba a los caballos con víveres y regalos para sus suegros.

Pasaban los 3 días pactados y la chica regresaba al lado de su esposo, él la recibía con mucho gusto y la llenaba de mimos y la notaba más bella a lo que no era raro después de todo la amaba y la extrañaba mucho. En la convivencia diaria el notaba ciertas conductas y manías de su esposa raras pero no dignas de preocuparse demasiado, como por ejemplo casi no comía o al menos, él no la veía comer y no le daba importancia porque pensaba que tal vez lo hacía cuando el salía a las labores del campo, otra cosa es que ella todo lo que cocinaba lo hacía sin sal a lo que en la casa, la poca sal que había, solo era la de un pequeño salero que él y solo él tocaba y acercaba a la hora de comer, para poder sazonar su comida a su gusto, además la hornilla en donde ella cocinaba los alimentos la ceniza de la madera ella nunca recogía o limpiaba, así que siempre había un montón de ceniza acumulada. El muchacho se daba cuenta de esto pero nunca la cuestionaba, pensaba que ella mandaba en su cocina y él en el trabajo y unas cuantas cosas más a las que él no le importaba porque ya sentía mucho apego hacia ella. Así pasaron meses en ir y venir. Pero al cumplir el año sus suegros deciden festejar el primer año de casado de su hijo y organizan una fiesta que justo coincidió con la llegada de la Luna llena y la mujer no pudo acudir a la visita formal de sus padres para darle gusto a su esposo y el mandadero, al cual enviaban, retorno el viaje solo.

Durante la fiesta la madre del muchacho se percata que su nuera no comió nada de lo que le sirvieron y le pregunta a su hijo; ¿Por qué tu mujer no come? Y el sin apuro le dice… “Tal vez ya en casa comió algo y no tiene hambre pero no te preocupes ella come muy poco”. La fiesta se extiende como casi en todos los pequeños pueblos por más de 3 días y la chica no protestaba por que veía a su esposo muy contento, eso la hacía sentir bien. Pero al paso de los siguientes días el retoma sus labores y casi todo vuelve a la normalidad a excepción de la chica, a la cual se le veía desmejorada y cansada su semblante muy pálido, la suegra se acomidió a ayudarla en su casa con sus labores para que ella recobrara su salud. La suegra se mete a su cocina y se da cuenta de que la hornilla está muy llena de ceniza y la limpia y mete más madera para cocinar los alimentos de su hijo y su nuera, llegada la hora de comer la suegra le sirve a su hijo y le comenta que en casa no pudo encontrar para nada sal y le recomienda a su hijo que en su próxima visita al pueblo compre sal, pero él dice que no es necesario porque a su mujer no le gusta comer con sal, pero que él tenía su propio salero. La señora le lleva de comer a su nuera hasta su cama y le deja la charola ahí, pero después de un rato regresa y ve la comida intacta y le cuestiona a ella el por qué no comió, la chica le contesta que no tiene apetito y que tiene nauseas por lo que la suegra supone que sus males podrían deberse a que estuviera embarazada y se pone contenta, corre a decirle a su hijo sus sospecha y el muchacho se emociona al pensar que podría ser padre.

Lamentablemente la mujer no muestra mejoría, el esposo está pensando muy seriamente traer un doctor para que la revise y la chica se opone rotundamente. Ya toda la familia de su esposo muy preocupado deciden llevarla por la fuerza y cuando están a punto de partir llegan los padres de ella muy preocupados porque no acudió a verlos como siempre y le reclaman a su yerno. Entre las cosas que llevaban en sus caballos los padres de la chica, sobre salía un cántaro de barro bastante grande, la entrada cubierta por una tela negra. Rápidamente la mama descarga este mismo y se mete a la recamara de su hija con un jarro que lleno del líquido que contenía su cántaro. Y así paso casi una semana la chica se repuso y sus padres se regresaron a su casa dejándole el enorme cántaro en su cocina; y la madre le dice… “Hija ahí te dejo “eso” para cualquier emergencia por si no pudieras ir a la casa”. La chica en pocos días recupero su salud y cada día se veía más bella y ya pudo retomar sus labores, pero cuando entro por primera vez a su cocina, vio su hornilla despoblada de ceniza y se enojó mucho y le pidió a su esposo jamás volver a meter a nadie a su cocina, él no la contrario y solo lo acepto. Pasaba el tiempo y la suegra no veía ya más síntomas del posible embarazo y pensó que tal vez fue falsa alarma, pero no deja de pensar, el por qué después de tanto tiempo no haya posibilidades de tener un nieto. Y comienza a observar más de cerca a su nuera, la chica ya no iba tan seguido a ver a sus padres y por más que la vigilaba no la veía comer nada, solo tomaba el líquido que contenía su cántaro y que resguardaba muy celosamente. En una noche de Luna llena la suegra no tenía sueño y ya obsesionada observando a la chica se acerca a la casa de su hijo, justo a las 3 de la mañana con la Luna en todo su esplendor, vio hacia la viga del techo de la casa de su hijo y sobre ella un animal parecido a un guajolote enorme, que echo al vuelo y emitía un ruido espantoso. Regresa despavorida a su casa y despierta a su marido para contarle lo que vio, el marido le dice que tal vez no era un guajolote porque esos animales no vuelan, así que creen que sea otro tipo de ave. De algún modo no se quedan tranquilos y al siguiente día, por la madrugada salen los padres del muchacho junto con otro vecino a ver si pueden observar lo que la mujer vio, pero sin alarmar a su hijo.

La dichosa ave vuelve a aparecer en el mismo lugar y el vecino armado con una escopeta le comienza disparar pero no acierta ningún tiro, decepcionados por no poder resolver el misterio de ese animal regresa cada quien a su casa. Al otro día por la mañana la mama del muchacho le pregunta que si no escucho los disparos de la madrugada y él le dice que no, que dormía profundamente. La madre ya muy intrigada reúne a demás personas y a cada una la ponen a vigilar un sector del terreno y esto antes de las 3 de la madrugada, cada quien ya en su puesto, pero la madre se acerca más a la casa de su hijo y justo en la ventana de la cocina, ve a su nuera y la escucha decir una oración muy rara y una frase parecida a esto “tlanpa canilla” (paso mucho tiempo para que la señora estuviera segura de cuales fueron en realidad las palabras que escucho de boca de la chica) y después de esta frase, las piernas de su nuera se desprendieron de la rodilla para abajo y en su lugar aparecieron una especie de patas de guajolote, la señora aterrada por lo que vio no se movió de donde estaba y siguió contemplando la horrible transformación de su bella nuera, la cual tomo sus piernas humanas y las enterró en las cenizas de su hornilla. La vio subir al techo y la escucho decir “sin Dios y sin Santa María” y alzo el vuelo en medio de un horrible sonido. Los demás vecinos pendientes de su puesto, también fueron testigos pero solo del vuelo de la ave. La señora mantiene la calma y llama a sus vecinos y les pide la acompañen a entrar a la casa de su hijo, el cual dormía profundamente y por más que intentaron moverlo y despertarlo, no reaccionaba.
Fueron hasta la cocina y con mucho valor tomaron las piernas de la chica y les prendieron fuego pero la suegra aun no revela la identidad plena de su nuera y deciden ir cada quien en busca del animal y nadie da cuenta, así amanece y todos van a descansar y en casa del muchacho todo parece normal, él despierta y se prepara para ir a su labor, pero se extraña que su mujer no se levante de la cama y no le da importancia porque piensa que está cansada y no la molesta y al salir de su casa ya afuera sus padres y vecinos reunidos, lo cuestionan y le cuentan lo que paso, a lo que él no da crédito y se enoja pero aun así su madre le pide entre a la casa y levante a su mujer para verla, él accede y le pide a su esposa se levante, ella le da mil escusas y el ya enojado y para comprobarle a su madre que miente, de un tirón levanta las cobijas de la cama y la chica no tiene piernas, él queda sorprendido y no lo puede creer, pero la chica se transforma como si fuera su mecanismo de defensa y se convierte en el horrible animal que todos vieron, he intenta salir volando, pero alguien le dispara y cae muerta pero al dar su último suspiro recobra su forma humana. La comunidad deciden quemar a la pobre chica, luego entran a la cocina y descubren el enorme cántaro y el líquido que tomaba la chica era sangre, la cual la alimentaba, algunos aseguran que esta sangre pertenecía a niños recién nacidos. Después de este suceso el muchacho se dedicó a buscar a su familia política y jamás los volvió a ver en su vida.


Historias así, perduran aun en nuestros días con este tipo de seres, y que esporádicamente se dejan ver, o que se manifiestan a voluntad o que por accidente alguien logra captar con las nuevas tecnologías que ahora sirven de herramienta para poder algunas veces dar pruebas y analizar dichos fenómenos. Pero solo se ha conseguido sacar conclusiones muy vagas, nada en concreto, así que no hay pueblo que se quede atrás sin contar con su leyenda ya sea sobre duendes o como en este relato, “brujas”, y otras más clasificaciones o etiquetas que se les da a estas manifestaciones. Y que al no poder darles una explicación lógica o científica los convertimos en mitos o leyendas, tal vez porque, por ser raros provocan miedo y para poder digerirlos hay que darle un nombre al miedo.

martes, 8 de octubre de 2013

LOS HOMBRECITOS... ¿O DUENDES?

Esta historia es muy especial para mí, porque me hacía soñar, con sub-mundos dentro de este nuestro mundo, y cada vez que la escuchaba, mi imaginación me trasladaba a un pequeño pueblito llamado “Mineral del Monte “ un poblado del estado de Hidalgo que aunque no lo conozco aún más que en imágenes, lo conocía por mi Madre! Ella lo describía de tal manera que podía casi adivinar de qué color eran las casas, detalles de aquel lugar que ella describía fielmente casi podía percibir hasta los olores, los personajes, y yo volaba por todo ese lugar en alas de su historia, era lo más bello que mi madre podría regalarme en mi niñez para que la dejara realizar sus quehaceres sin darle lata como ella decía.

Pues bien, en este mágico lugar, cede de las primeras compañías mineras inglesas, con casonas de este estilo en las que se llegaron a ocupar como vecindades de las numerosas familias de obreros mineros. Mi madre muy pequeña de escasos cinco años, convivía con varios chiquillos algunos de ellos parientes cercanos y amiguitos los cuales jugaban en los enormes patios de manera libre sin que los padres se preocuparan demasiado por ellos, porque todos ahí se conocían mutuamente. Estos juegos duraban casi siempre al caer la noche y cuando había festejo del pueblo por algún santo que tradicionalmente festejaban los adultos se dedicaban a beber pulque y al final ya muy alegres ni se ocupaban de sus pequeños hijos.

En la noche víspera de año nuevo, en medio del festejo nadie se percató de que los niños jugaban y se reían de manera exagerada hacían como un rodeo a algo o a alguien y corrían a jalar los mandiles de sus madres, las que nunca prestaron atención a ningún chiquillo, corrían con los padres y ellos solo mareados e involucrados en su festejo también los ignoraron, así paso un largo rato, hasta que mi madre muy enojada fue a sentarse al lado de una de sus tías, que aparte era su nana y la cuidaba la mayor parte del tiempo. La tía, se dio cuenta de su mal gesto e intrigada, después de verla jugar con mucho ánimo ahora tenía una cara larga y le pregunta por qué esta así, a lo que la niña le responde, _ ¡es que ya no quiero jugar con “los niños por que a fuerza nos quieren dar agua en una botellita y yo no quiero”! La tía, se interesa y le dice _ ¿cuáles niños, tus primos?_, _ ¡no!_  ¿los vecinitos?_ ¡no!, “los niños, los chiquitos”.

Ella con un sentido protector fue a averiguar y al acercarse a la rueda de niños no ve nada raro, hasta que uno de esos pequeños suelta una botella la cual la hizo reaccionar y se percata que el pequeño cerca de ellos sacaba otra botella de un morralito de tela y se lo toma y se abraza a otro niño y le pone la botella en la boca obligándolo a beber y otro pequeño lo abraza por el otro extremo y comienzan a caminar hasta el zaguán de la vecindad , en ese momento la señora , observa más detenidamente la vestimenta de los niños que no le parecieron tan niños y mira sus zapatos y eran unas botitas no muy comunes entre los niños de la vecindad la ropas muy diferentes a las de un niño, más bien como de adultos y se asusta y comienza a gritar desesperada lo cual puso en alerta a todos los presentes y hombres y mujeres tomaron cada quien a sus pequeños , y una de las madres comenzó a gritar _¿“Juan donde esta”?_, bueno pues, a Juan era el pequeño que emborracharon estos seres y cantando y entre juego y juego se llevaron. Juanito era de los más pequeñitos, 3 añitos apenas, los padres corrieron por las calles del poblado siguiendo el rastro de Juanito, hasta el tiro de una de las minas. Rápidamente las personas organizaron la búsqueda dentro del tiro de la mina.

Todos ellos expertos en estos menesteres equipados solo con cuerdas, cascos y quinqués que se utilizaban dentro de las minas algunas casi inexplorables y profundas, duraron ya muy entrada la madrugada, cuando en lo más profundo encontraron a Juanito, dormidito por la borrachera que le propinaron estas personitas, que al verse descubiertos y casi atrapados, decidieron dejar al pequeño. Mis abuelos contaban ya en esos tiempos muchas historias de estos seres elementales y los veían de pronto deambular por las cercanías de las minas y como asediaban a los niños más inocentes para secuestrarlos y llevarlos a su reino intra-terreno, algunos sobrevivían como Juanito y otros nunca los encontraban. Mucha gente supone que tal vez morían dentro de estos lugares no muy propios para un pequeño.


Yo le preguntaba a mi madre que si eran malos, aunque a mis adentros yo soñaba con que no lo eran, y ella para no decepcionarme, me decía que no, que solo les daba curiosidad los pequeños niños y que les atraía su inocencia y que solo los querían para jugar con ellos, pero lo cierto es que nadie a ciencia cierta sabe para que los quieren. Los abuelos los llamaban “los hombrecitos”, y los describían como, de estatura pequeña como un niño de alrededor de no más de un metro y centímetros algunos feos con facciones duras pero amable o caras feas pero bonachonas, algunos con barbas, con vestimentas casi normales al tipo de región , como el clima en ese lugar es muy frio y llueve la gran parte del tiempo, decían que tenían chamarras hechas algunas con pieles de animales, pequeñas botitas, en fin eran muchas las versiones en ese tiempo.

domingo, 8 de septiembre de 2013

MI PRINCESA

Este relato está basado en un hecho real y por respeto a las personas y al dolor que los acontecimientos provocaron
en ellos sus nombres no serán mencionados.
Esta historia aun que resulte también espeluznante es otro claro ejemplo de que nuestras energías aun después de la muerte quedan plasmadas en nuestros objetos más queridos, transmitidos algunas veces por espíritus de gran pureza lo cual es un hecho positivo en tal caso, no a si cuando provienen de espíritus de bajo astral del cual nos ocuparemos en otra ocasión. Hace más de 30 años, en mi ciudad natal Taxco de Alarcón Guerrero; un exitoso gerente de una empresa muy famosa, que tenia justo en esta ciudad una pequeña fábrica, vivía muy feliz al lado de su esposa y su pequeña hija de aproximadamente 5 años a quien sus padres amorosamente llamaban; “Mi princesa”. De manera repentina, la pequeña enfermo gravemente y por desgracia falleció, los padres destrozados arreglaron el cuerpecito de la pequeña de manera personal.
La vistieron como una princesita en honor al sobrenombre que ellos mismos le habían dado, su vestidito era de encajes blancos y sus zapatitos blancos sus cabellos rizados y arreglados con una pequeña corona y mientras la velaban como es la costumbre; le colocaron dentro de su cajita fúnebre su juguete favorito, un oso de felpa. Cuando llego el momento de partir a la iglesia, alguien de la familia les sugirió le quitaran el pequeño oso para poder cerrar la cajita y llevarla, a lo que los padres por inercia sacaron el juguete y lo pusieron en la habitación de la pequeña junto a sus demás juguetes y partió el cortejo fúnebre. Cuando ya estaban a punto de sepultarla, abrieron la cajita y de manera desgarradora se despidieron de ella por última vez, sus padres y de más familia, el caso es que todos los familiares, se dieron cuenta como y que llevaba la pequeña la última vez que la vieron. Pasaron los años y el gerente y su esposa tuvieron la dicha de tener otro hijo pero siempre permaneció la añoranza y la tristeza por su pequeña “Princesa”. Todo parecía transcurrir de manera normal para él, en su trabajo todo marchaba a la perfección; hasta que una tarde le comunican que una de las unidades repartidoras se había averiado y que necesitaban se les enviara un mecánico de la empresa a lo que el inmediatamente dio la orden para que se procediera a ir y reparar la unidad.
Entro el siguiente turno y el era muy dedicado a su trabajo y comenzó a preocuparse, por que aun no tenía noticias de la unidad averiada, no se habían ni siquiera reportado y el tenía que ir a casa, ya a descansar y dejo órdenes para que alguien fuera y averiguara que era lo que había sucedido y confiado en esto, se fue a su casa. Mientras tanto la unidad averiada no se podía mover y de manera extraña el mecánico junto con los repartidores y el chofer de la unidad no encontraban la falla. Curiosamente estaban justo en el barrio del panteón municipal de San Celso. Y permanecieron ahí, ya pasadas las 3 de la mañana por fin el mecánico logro arrancar la unidad y cuando estaban preparándose para irse a descansar, les llamo la atención una pequeña figurita de una niña que se movía de aquí para allá corriendo muy divertida por la pequeña plazuelita en las puertas del panteón.
Extrañados se acercan para ver si alguien estaba con ella, tal vez mas niños o sus padres o algún familiar y no veían a nadie más, por lo que intrigados le preguntan a la pequeña, ---hola nena, ¿cómo te llamas?--- Y ella sonriendo y sin dejar de juguetear contesta… “Princesa”, --- ¿Y qué haces aquí a esta hora, donde están tus papas?--- La pequeña se sentó en el escalón de la enorme entrada del panteón como si nada y abrazando su pequeño oso les contesta, --- “estoy jugando y mi papi me quiere mucho y mi mami también”---, ---“pues entonces ya ve a tu casa porque es muy tarde y no deberías estar aquí”--- A lo que ella da un salto y se pone de pie y muy airosa les contesta, ---“estoy en mi casa”--- Y se disparo corriendo adentro del panteón, ellos muy alarmados corrieron tras ella pensando que podría hacerse daño dentro del panteón y por más que intentaron llamarla y buscarla no tuvieron respuesta y mejor se fueron.
Al otro día sin más se presentaron a primera hora a trabajar desvelados y cansados y el gerente los llama para saber que había sucedido con la avería de la unidad. Los trabajadores le rinden el informe de la avería y de lo que había sucedido con la pequeña “Princesa”. El gerente intrigado más por el suceso de la niña que por su unidad, les pidió más detalles de la historia y de cómo es que la pequeña iba vestida, pero hubo un detalle que llamo especialmente su atención y fue el pequeño oso con el que la niña jugaba y el nombre con el que ellos se referían “Princesa”, por lo que les mostro una fotografía de su pequeña hija fallecida años atrás y ellos identificaron a la pequeña afirmando que era ella. El gerente aun con las declaraciones de sus empleados no lo podía creer y les pidió lo acompañaran al cementerio para que ellos les mostraran por donde fue la última vez que vieron a la pequeña. Fueron al panteón de San Celso, y justo por donde perdieron de vista a la pequeña, el les mostro la tumba de su hija y para su asombro de él y de sus empleados, el pequeño oso con el que ellos la vieron se encontraba sobre la tumba el gerente se desplomo y entre sollozos les explico que aquella niña con la que ellos se toparon fue su amada hija “Princesa”.